Resistencia Civil Catalana Contra el Separatismo

domingo, 7 de agosto de 2016

Comunicado oficial de la Resistencia, contra la Ley de Desconexión



 RESISTENCIA CIVIL CATALANA CONTRA EL SEPARATISMO



MANIFIESTO dirigido a:

  • El Congreso de los Diputados.
  • El Parlamento de Cataluña.
  • El Rey de España, Felipe VI, Jefe del Estado y Comandante Supremo
  • de las Fuerzas Armadas.
  • El Senado de España.
  • La Fiscalía General del Estado.
  • La Generalidad de Cataluña.
  • Las Fuerzas Armadas y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
  • Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno (En funciones).
  • Todas las entidades civiles respetuosas con el Estado de Derecho.
  • Todos los ciudadanos leales a España.
  • Todos los Medios de Comunicación.
  • Todos los órganos de poder y administración pública de España.
Ante la intentona golpista perpetrada el miércoles 27 de julio de 2016 en el Parlamento de la Comunidad Autónoma de Cataluña, por 72 diputados de “Junts pel Sí” y la “CUP”, Resistencia Civil Catalana (RCC), MANIFIESTA:

PRIMERO: Denunciamos el comportamiento de esos 72 diputados situados fuera de la ley, al desobedecer la Sentencia del Tribunal Constitucional anulatoria del llamado proceso de desconexión de Cataluña, así como denunciamos a la presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña, por desobedecer deliberadamente la advertencia del TC, en la que se le recordabaexpresamente, su obligación de impedir y paralizar cualquier iniciativa, que supusiera ignorar o eludir los mandatos del TC.

Todos ellos, actuando a sabiendas, han abusado de su poder, aprobando “leyes” secesionistas, que no son tales leyes por su explicito carácter anticonstitucional. Con ellas, pretenden dar apariencia de legalidad a un denominado “proceso de desconexión” de la CCAA de Cataluña, del resto de España.

Al desvincularse los diputados separatistas de la savia constitucional, tanto sus cargos como las resoluciones que pretendan dictar, dejan de formar parte del Ordenamiento Jurídico español, situándose, no solo al margen de éste, sino en contra de él, contraviniendo incluso de un modo claro la ley penal, ya que su acción no surge de una interpretación errónea de la Constitución, sino de una voluntad política de ignorarla y conculcarla.

SEGUNDO: El Parlamento de Cataluña no es soberano, no tiene facultades concedidas por los ciudadanos para decidir la separación de Cataluña, con respecto del resto de España. Los diputados elegidos, son meros representantes regionales del pueblo, que tienen sus funciones específicas establecidas por leyes, que derivan en última instancia de la Constitución. La soberanía nacional reside democráticamente en el pueblo español y sólo él y previamente convocado para tal fin, podría en su caso, decidir la separación o recuperación de una parte del territorio nacional.

TERCERO: Dado que todos los poderes de un Estado democrático derivan de la Constitución, ordenados de modo jerárquico, situándose bajo el imperio de la Ley todos y cada uno de los poderes que de ella emanan, así como todos y cada uno de los ciudadanos del Estado y teniendo en cuenta
que el Parlamento de la Comunidad Autónoma catalana, ha decidido usurpar una soberanía que no le corresponde y situarse fuera de la Ley, desoyendo la jerarquía normativa y abusando de sus facultades que legalmente le fueron atribuidas, resulta que a día de hoy no existe Gobierno legitimo en las CCAA de Cataluña.

CUARTO: Es claro y palmario que estamos ante la mayor agresión del presente siglo, hasta hoy, contra la soberanía nacional del pueblo español en su conjunto, y ante un desafío explicito al Estado de Derecho, todo ello enmarcado en una ofensiva sediciosa, que obligatoriamente debe tener la respuesta inmediata y contundente que merece, por parte de quienes mayor obligación tienen de defender la soberanía nacional y el orden constitucional.

QUINTO: La situación en Cataluña está empeorando gravísimamente como consecuencia directa de las políticas de apaciguamiento aplicadas hasta ahora por todos los Gobiernos de España. Ya no puede demorarse más la hora de parar de verdad la deriva separatista. Ya no cabe la opción de mirar
hacia otro lado o eludir responsabilidades. Solicitamos por tanto, al Gobierno de la Nación y al TC, no sólo la apertura de un proceso penal en vía incidental de ejecución de sentencia, sino también, la inmediata detención y puesta a disposición del Juzgado o Tribunal competente, de la presidente del Parlamento catalán D. Carme Forcadell, y de todas aquellas personas que de la instrucción de los hechos resulten implicadas, para ser juzgadas por los delitos presuntamente cometidos. Solicitamos, así mismo, para todos ellos, la inmediata suspensión cautelar de su cargo, y su inhabilitación política.

SEXTO: Exhortamos a la población civil catalana y a todos los ciudadanos leales a España, y comprometidos en la defensa del Estado de Derecho, a resistirse contra la imposición de leyes y disposiciones emanadas ilegalmente de un Gobierno regional sectario, proto-totalitario y enemigo de España y de la Constitución Española. Llamamos pues a la insumisión pacifica y a la resistencia civil contra los golpistas, déspotas y actualmente ocupantes ilegítimos de la Generalidad y el Parlamento de Cataluña.

SÉPTIMO: Solicitamos al Gobierno de la Nación, la inmediata aplicación del artículo 155, y la intervención democrática del Parlamento y de la Generalidad de Cataluña, por sus reiterados y flagrantes actos contrarios a la Constitución y a la unidad territorial de España, más propios de un movimiento sedicioso que de un órgano territorial del Estado.

OCTAVO: Advertimos que si lamentablemente se llegase a producir por parte de los grupos más fanatizados y agresivos del movimiento separatista en Cataluña, una situación generalizada de altercados violentos, con grave peligro para vidas y haciendas, y no bastase la aplicación del artículo 155 para resolverla pacíficamente, no quedaría otro remedio al Gobierno de la Nación y
la Jefatura del Estado, que proceder a imponer el estado de excepción, durante el tiempo que fuese necesario, emplazando a las Fuerzas Armadas, así como a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a mantener con todos los medios disponibles el orden establecido y garantizar la integridad territorial de España, de acuerdo con el artículo 8 de la Constitución Española.

NOVENO: Exhortamos a los ciudadanos a mantenerse fieles a la Constitución Española y a su majestad Felipe VI, Rey de España, y no reconocer, ni acatar ninguna disposición emitida por el Parlamento o la Generalidad de Cataluña, mientras se mantengan al margen de la Ley.

DECIMO: Desde RESISTENCIA CIVIL CATALANA CONTRA EL SEPARATISMO, EXIGIMOS a los partidos políticos españoles constitucionalistas, que arriben inmediatamente a un acuerdo de gobernabilidad, que excluyendo a los partidos secesionistas, garantice los derechos y libertades de todos los ciudadanos catalanes, restableciendo la libertad y la igualdad de de los catalanes leales a España, quienes, en la actualidad, son considerados ciudadanos de segunda y ven vulnerados y pisoteados sus derechos elementales.

UNDECIMO: Los integrantes de resistencia civil contra el separatismo, estamos alerta, a disposición de los ciudadanos catalanes leales a España y dispuestos a actuar en su legítima defensa. Promovemos la unidad de acción de todas las asociaciones que en Cataluña luchan contra el separatismo, siempre conforme a la legalidad democrática y bajo el imperio de la Ley.

Estamos para servir.

LA RESISTENCIA
En Barcelona, a tres de agosto de 2016